Teñir y Mondar la Flor de Azafrán


“Es como el Oro”

La experiencia lo merece, un espacio en este blog dedicado a la monda de esta preciada flor o al menos así reza en los libros de la antigüedad.

“Onza de Azafrán, onza de Oro”

Hoy nos ha invitado una chica del filandón, Silvia a conocer cómo la recolectan y trabajan en los Campos de Castilla y María “de los Grillos” y familia Azafranes Velador, nos ha abierto las puertas de su hogar para compartir este ancestral saber que a punto de desaparecer estuvo por estas tierras.

¡Familia bonita donde las haya!

IMG_2855Por la mañana, con esta cesta centenaria han marchado al salir el sol de camino a su “suerte”, así llaman al terreno donde plantan el azafrán para recolectarlo al abrir la flor.

Y aquí empieza una carrera donde en un solo día tienen que recoger todas las flores que hayan abierto, mondar y tostar sus estambres al calor de la hoguera.

IMG_2851Y allí estuvimos nosotras, donde las manos expertas de estas mujeres nos la enseñaron a mondar, con rapidez y cuidado porque será necesario hacer todo en un solo día o la flor se marchitará. Sus manos se movían a la velocidad del rayo. Campeona una del concurso de monda nos enseñó a envolver sobre un dedo índice los pétalos de la flor mientras con la otra cortabas los tres estambres que tienen unidos en su centro. Esta es una característica distintiva que lo diferencia de otros azafranes de menos calidad, aparte de su intenso olor por supuesto. No tardamos en sentarnos a la mesa para probar y una vez que empiezas ya no puedes parar. Esto es como comer pipas, que nunca encuentras el momento de dejarlo. La hora de comer nos dió el aviso para preparar los cestos de flores que nos regalaron y marchar a nuestra cabaña para seguir con la labor.

De camino a nuestra Cabaña para Teñir y Mondar

Allí fuimos Silvia, nuestra amiga Isabel de AgüitaDeAbril y yo, donde nos esperaba también el ChefJM, que tratándose del tan preciado azafrán no se lo quiso perder.

Volcamos las flores al centro de la mesa y empezamos a mondar separando los estambres del resto, que se llama “peluza”.

IMG_2861

Mientras pusimos a hervir las flores para hacer un baño de color para teñir las lanas y fibras que había preparado anteriormente con mordiente de alumbre al 22% del peso de la lana.

Terminado esto, el siguiente paso fue tostar las hebras y como la chimenea estaba muy fuerte probamos con todo lo que se nos ocurrió, con sartén de castañas al brasero, al horno, con papel sulfurado, papel albal y todo lo que pudimos con cuidado de no tostar en exceso.

“Lo conseguimos, un precioso bote de hebras de Azafrán con un profundo olor que alimentaba con solo acercarte”

Increible darte cuenta de en qué se había convertido el montón de flores que nos habían regalado. Este pequeño tarrito pero que su esencia es oro.

Son muchas las propiedades que tiene el azafrán y además de los usos culinarionos nos contaban por ejemplo su poder antioxidante, su utilidad para el dolor de muelas, el aceite de azafrán con denominación de origen que estaban preparando y muchas cosas más.

Nosotras también quisimos poner nuestro granito de arena y hemos querido experimentar con el color y sus cualidades tintóreas. El tiempo no dio para más, pero además de los amarillos conseguimos un verde musgo clarito y un amarillo verdoso.

“Tuvimos que rendirnos a sus pies…nos encantó el color”

El próximo año, ya lo he dicho, yo me apunto a mondar y pensando estoy en preparar en casa una “suerte” o trocito de jardín tintóreo-culinario con la Flor del Azafrán.

IMG_2896